Un Logo es una imagen constituida de ícono y tipografía que tiene la función principal de representar a una compañía. El Logo es a la empresa lo que la firma al empresario: un sello de garantía. Esta imagen es el estandarte de una empresa en la feroz batalla publicitaria y comercial que se libra en el mercado actual. Repasemos un poco la historia para conocer al Logo desde sus orígenes.

En la Edad Media, los artesanos y herreros utilizaban una imagen distintiva que imprimían sobre sus producciones para autentificarlas y dejar constancia de su autoría. También los reyes utilizaban alguna insignia real para marcar las cartas que debían recorrer largos caminos y era muy susceptibles de falsificación. Así mismo, muchos reinos o imperios tenían una imagen que los representaba en batalla o para marcar qué territorios poseían. Remontándonos aún más atrás, podemos hablar de las cavernas prehistóricas que presentan una marca que pareciera indicar la pertenencia de algún grupo. Ya más cercano a nuestros días, a partir de la revolución industrial, las empresas comenzaron a identificarse y a diferenciarse de sus competidoras con un Logo corporativo que imprimían en sus productos. Fue aquí en donde nació el diseño de Logo y la escalada publicitaria de estos elementos.

Como ya dijimos, el Logo se conforma de ícono y tipografía. Cada uno de estos elementos cumple una función comunicativa diferente en el objetivo comunicativo total del Logo que consiste en transmitir un mensaje de la compañía al público. Cada una de estas funciones será desarrollada a continuación.

El ícono transmite un mensaje a partir de una imagen figurativa. Este mensaje podemos llamarlo connotativo en contraposición al de la tipografía que llamaremos denotativo. La condición connotativa de la imagen surge por su imprecisión al comunicar el mensaje que la empresa quiere transmitir al público consumidor. Esta imagen no envía un mensaje claro y unívoco sino que presenta polisemia, variedad de significados. En verdad, cuando se diseña esta imagen, se busca, efectivamente, transmitir un mensaje específico y es por ello que el diseñador se esfuerza en evitar que el carácter figurativo del ícono signifique que el receptor interpretará cualquier cosa. Es decir que aunque existe una variedad de interpretaciones posibles para un ícono éstas se enmarcan dentro de unos parámetros que no permiten que el mensaje corporativo se esfume. Un ejemplo claro de un buen ícono es el del Logo de Nike: la famosa pipa de Nike remite a una idea de velocidad y movimiento hacia delante.

La tipografía es el transmisor denotativo aunque no de modo absoluto: el material verbal que se transmite a través de la tipografía es el elemento denotativo, pero aún falta algo. El material verbal (las palabras) son signos que encuentran su justo significado en el idioma que todos compartimos y en la representación sonora (el alfabeto) que todos utilizamos de la misma manera. Las palabras de un Logo suelen ser el nombre de la compañía y, eventualmente, un brandslogan. El nombre de la empresa no se presenta a una variedad de interpretaciones como sí lo hace el ícono. El brandslogan es un slogan corporativo que acompaña a la empresa en todo momento y no sólo en determinada campaña o producto como lo hace el slogan. El brandslogan es una frase pegadiza y atractiva que intenta cautivar al público y hacer memorable a la firma. La tipografía transmite estas palabras que no presentan dificultades de interpretación porque remiten a un significado compartido por todos los integrantes de una comunidad. Sin embargo, también hay un elemento connotativo muy fuerte en relación a la tipografía. La tipografía es el tipo de letra que se utiliza para escribir una palabra y esta elección no es inocente: cada tipo de letra remite a lago distinto. Algunas tipografías son muy formales, otras son cómicas, otras tradicionales, etc. La correcta elección de la tipografía le dará más poder al Logo. La forma de las letras genera una respuesta en el subconsciente del público, una respuesta ante tal estímulo. Si encontramos la respuesta correcta, lograremos un Logo mucho más eficiente. Por ejemplo, en el Logo de una empresa que se encarga de animar fiestas infantiles se podrá utilizar una tipografía que remita a la comicidad y a la diversión con el objetivo de que el receptor del Logo responda subconscientemente a él considerándolo divertido. Esta respuesta será asociada automáticamente con la empresa y el resultado será "contratar a esta compañía hará que la fiesta de mi hijo sea muy divertida".

InfoLogotipo.com - Todos los Derechos Reservados

Diseño de Logo | Qué es un Logo | Tipos de Logo | Colores en Logotipos | Tipografía y Logotipo | Logotipo y las ventas | Elementos Identidad Corporativa | Durabilidad de Logotipo | Logo e Identidad Corporativa | Personalidad de Marca | Diseño de Imagen Corporativa